Pliego de Intenciones

forex , Mercado de divisas

 

 

 



Banco popular de España

El Banco Popular Español se constituyó el 14 de Julio de 1926. Su primera denominación fue Banco Popular de los Previsores del Porvenir. Su capital fundacional, diez millones de pesetas. Su objetivo, "proporcionar a cuantos utilicen sus servicios las mayores facilidades en toda clase de asuntos económicos y bancarios", realizando "todas las operaciones que, como peculiares de las compañías de crédito, se determinan en el Código de Comercio vigente

El Banco inició sus operaciones el 14 de octubre de aquel año, en acto al que asistieron Su Majestad el Rey Don Alfonso XIII y el Gobierno, en pleno, de la nación.

Las vicisitudes y secuelas de la guerra civil española y de la mundial condicionaron el crecimiento de sus 20 primeros años.

En febrero de 1947 cambia su primera denominación por la actual, Banco Popular Español. El capital social se eleva entonces a 100 millones de pesetas y el Banco adquiere importancia nacional.

En la década de los años 50 se sientan las bases del firme desarrollo del Banco.

El año 1959 marca un hito en la economía española. El Gobierno establece un plan de estabilización que hace posible el desarrollo económico iniciado en la década de los años sesenta. La época dorada del desarrollo económico se prolonga hasta 1974.

Con el crecimiento económico, el Popular, como el resto de la Banca española, vive un período de fuerte expansión. Durante los catorce años que duró el intenso desarrollo de la economía española, los depósitos de clientes del Popular crecieron a un ritmo equivalente a un incremento anual acumulativo del 21,12 por ciento (en igual periodo, la tasa anual de crecimiento para el total de la banca privada fue del 19,34 por ciento). Los recursos propios del Popular tuvieron un crecimiento equivalente al 24,93 por ciento anual acumulativo. El beneficio neto -después del pago de impuestos- tuvo un incremento equivalente al 25,41 por ciento anual acumulativo.

Estos incrementos suponen, aproximadamente, que en los 14 años de intenso desarrollo el Popular multiplicó por 15 los depósitos de clientes, por 23 los recursos propios y por 24 el beneficio neto. En el Popular, el crecimiento no se hizo a costa de la rentabilidad, puesto que la mayor tasa de incremento correspondió al beneficio. Relacionando el beneficio neto con los recursos propios medios de cada ejercicio, la rentabilidad de estos fue el 13,68 por ciento en 1960 y el 14,50 por ciento en 1974.

En los primeros años de desarrollo económico, la legislación promulgada en noviembre de 1962 introdujo la especialización bancaria con separación de funciones entre la banca comercial y la industrial. Al amparo de ella, el Popular promovió la creación de un Banco industrial que, con la denominación de Banco Europeo de Negocios, Eurobanco, fue autorizado en noviembre de 1963 y comenzó sus operaciones meses después, en 1964.

En estos años el Popular amplía su gama de servicios especializados a los clientes, con la creación de empresas que constituyen un complemento del grupo bancario. En 1964 funda la sociedad de factoring Heller Factoring Española, a medias con Heller Financial. En 1965 crea Sogeval, sociedad gestora de fondos de inversión colectiva. En 1966 constituye la empresa de leasing Iberleasing.

Siguiendo la emigración española, el Popular desarrolla en Francia, a mediados de la década de los años sesenta, una red propia de sucursales con el objetivo de prestar a los emigrantes servicios bancarios especializados.

Los años de fuerte desarrollo económico no estuvieron exentos de inquietudes y dificultades. Como respuesta estratégica a los riesgos percibidos y a las condiciones imperantes en aquellos años, en 1967 el Popular decidió ceder a sus accionistas una parte sustancial de su cartera de valores ofreciéndoles, por su valor nominal, las acciones de seis sociedades constituidas previamente para ese fin: cinco sociedades de inversión mobiliaria denominadas Popularinsa, a las que se habían aportado las participaciones bancarias, y una sociedad de régimen común, Sogefi, que integraba buena parte del patrimonio inmobiliario y de las sociedades instrumentales. Las restricciones legales sobre sociedades de inversión hicieron necesario el número de cinco sociedades gemelas en el primer caso. El resultado de la oferta fue desigual. Los accionistas suscribieron el capital de Popularinsa prácticamente en su totalidad, cosa que no sucedió con el capital de Sogefi, por lo que se repitió la oferta en 1971.

Ese mismo año el Banco de España, considerando que existía unidad de gestión, vinculó al Popular los bancos de Popularinsa: Andalucía, Castilla, Crédito Balear, Galicia y Vasconia. De esta forma se pretendía neutralizar las posibles ventajas competitivas en la expansión -restringida entonces fuertemente- que, a juicio del banco rector, se derivaban al actuar como dos grupos diferentes.

La crisis bancaria, iniciada en 1977, indujo al Banco de España a acentuar esta vinculación como garantía de gestión, tratando de hecho al Popular y a los cinco bancos como un grupo bancario integrado.

Las disposiciones promulgadas en agosto de 1974 levantaron las fuertes restricciones que pesaban sobre las expansión de las redes de oficinas bancarias. Durante 1975 el Popular preparó el plan de expansión de su red. A partir de 1976 inició una fuerte expansión por todo el territorio nacional, duplicando en cuatro años el número de sucursales. El fuerte crecimiento de la red se prolongó hasta 1985.

La legislación promulgada en agosto de 1974, que en tantos aspectos marcó nuevos rumbos para la Banca, terminó con la especialización por imperativo legal, preconizando una especialización vocacional de los Bancos. Al final de ese año, el capital social de Eurobanco era de 1.276 millones de pesetas y sus reservas de 1.590 millones. El Popular era titular jurídico de un 10 por ciento del capital social.

La indiferenciación de actividades de los Bancos comerciales e industriales en la casi totalidad de las operaciones hacía prever áreas de competencia cada vez más coincidentes entre ellos. Esto suponía para el Popular y Eurobanco la posibilidad de que se generaran conflictos de intereses, dado que sus accionariados eran, en gran parte, distintos.

Estas razones indujeron al Popular a ampliar su capital para ofrecer a los accionistas de Eurobanco el canje de sus acciones y lograr así la incorporación del capital de éste al activo del Popular. De esta forma sería posible la unidad de gestión sin conflictos de intereses. El 31 de mayo de 1975, la Junta General extraordinaria de accionistas del Popular aprobó esta operación. Al final de ese año, el Popular poseía, directa o indirectamente, la casi totalidad de las acciones del Banco Europeo de Negocios, que pasó a denominarse, por razones de unidad de imagen, Banco Popular Industrial, conservándose el anagrama de Eurobanco para evitar bruscas soluciones de continuidad.

Como consecuencia de esta operación y tras la distribución del beneficio del ejercicio, en 1975 los recursos propios del Banco Popular Español aumentaron en un 85 por ciento, superando los 17.303 millones de pesetas. A pesar de este fuerte incremento, la rentabilidad de los recursos propios medios del ejercicio fue el 13,35 por ciento.

En 1985, una nueva legislación sobre sociedades de cartera aconsejó la refundición de las cinco Popularinsa en una sola sociedad, para mantener las ventajas fiscales existentes hasta ese momento.

La normativa legal reguló ese mismo año la obligación de los bancos de presentar sus estados financieros consolidados con los de las entidades que constituyeran una unidad de decisión y control.

El Banco de España, en su calidad de órgano supervisor y de control del sistema bancario y de acuerdo con las atribuciones que le otorgaban las disposiciones legales, entendió que el espíritu de las normas exigía la consolidación de Popularinsa y sus bancos en el popular, cualquiera que fuera la relación (o falta de relación) jurídica entre ambos grupos.

En respuesta a determinados movimientos en el mercado tendentes a hacerse con el control de Popularinsa, en 1986 el Popular adquirió de terceros el 24% del capital de esa sociedad, haciendo así posible formalmente cumplir con la exigencia del Banco de España. Con esa fórmula, sin embargo, no se llegaba a tener el 20 por ciento de participación indirecta en ninguno de los bancos, porcentaje mínimo para cumplir en sus propios términos la normativa sobre consolidación, por lo que la solución definitiva no podía ser otra que promover una acción inversa a la que se desarrolló en 1967.

Para ello, a principios de 1987, se propuso a los accionistas del Banco Popular y Popularinsa la fusión de ambas sociedades, por absorción de la segunda por la primera. La absorción se consumó en septiembre de 1987 y los bancos de Andalucía, Castilla, Crédito Balear, Galicia y Vasconia pasaron a ser filiales del Popular, como ya lo era Eurobanco.

Como consecuencia de la operación de absorción de Popularinsa, los recursos propios del Popular aumentaron 18.304 millones de pesetas, 3.651 millones el capital y 14.653 las reservas. Una vez distribuidos los resultados de 1987, los recursos propios del Popular eran 97.321 millones de pesetas, de los que 14.450 millones constituyen el capital y 82.871 millones las reservas. Este fuerte incremento de los recursos propios no dañó los ratios de rentabilidad: en 1987, el beneficio neto consolidado fue de 24.285 millones de pesetas, lo que supone una rentabilidad de los activos totales medios (ROA) del 1,40 por ciento y una rentabilidad de los recursos propios medios (ROE) del 24,79 por ciento.

Desde entonces no se ha ampliado el capital, porque la rentabilidad y la política de retención de beneficios han sido más que suficientes para mantener los índices de solvencia muy por encima de las exigencias legales.

En 1986 España había firmado el Acta de adhesión a la Comunidad Europea. Ante la próxima unificación del mercado financiero europeo, el Popular reafirmó, sin propósitos excluyentes, su carácter básico de banco comercial, al por menor, orientado a la rentabilidad y no a la dimensión, con vocación de banco doméstico en una Europa comunitaria. Preconizó su presencia en Europa, al servicio de la clientela, mediante alianzas orientadas al desarrollo de actividades globales o específicas, teniendo en cuenta la complementariedad de los aliados y la convergencia de estilos de dirección y de gestión.

En esta línea se enmarcan los acuerdos de colaboración suscritos en los años siguientes.

En 1988 el Popular crea con el grupo asegurador alemán Allianz, al 50 por ciento, las sociedades Europensiones, Eurovida y Euroconsulting. La primera dedicada a la gestión de fondos de pensiones, la segunda a los seguros de vida y la tercera al asesoramiento en materia de planes de pensiones y sistemas alternativos de previsión.

En 1989 se suscriben acuerdos de colaboración con el banco alemán Hypo-Bank y con el holandés Rabobank para la prestación de servicios bancarios por cada uno de estos bancos a los clientes del popular y de éste a los clientes de aquellos, utilizando las redes de sucursales existentes.

Con Hypo-Bank el Popular creó, además, las sociedades Europea Popular Hipotecaria y Europea Popular de Leasing Inmobiliario, dedicadas, respectivamente, al crédito hipotecario y al leasing inmobiliario.

Como una componente defensiva de la estrategia del popular y como forma de que estén presentes en la gestión global, dada la decisión de hacerlos partícipes en áreas importantes del negocio, Allianz, Hypo-Bank y Rabobank entran en el Consejo de Administración del Popular.

En 1992, el Popular aporta la red de 13 sucursales que tenía en Francia, con todos los activos y pasivos, para fundar un nuevo banco francés, dando entrada en el capital, en condiciones paritarias, al Banco Comercial Portugués. El nuevo banco francés se denominó Banco Popular Comercial

A principios de 1993, Popular e Hypo-Bank deciden convertir en banco las sociedades creadas en 1989, como se había previsto al fundarlas. Así, en junio, las autoridades españolas aprueban la creación del Banco Popular hipotecario por transformación de Europea popular Hipotecaria y la posterior absorción por aquel de Europea Popular de Leasing Inmobiliario. En el capital de Popular Hipotecario participan al 50 por ciento los bancos Popular e Hypo-Bank.

Por otra parte, la favorable experiencia de la colaboración entre Popular y Rabobank, las oportunidades que ofrece el mercado agrícola y agroalimentario español, y el negocio potencial derivado de las actividades de clientes holandeses de Rabobank con intereses en España, hicieron que se estudiara la idea de crear un nuevo banco que aprovechara el profundo conocimiento que el Popular tiene del mercado español y su extensa red de sucursales, y la experiencia de Rabobank en la financiación del sector agroalimentario y sus contactos internacionales.

En julio de 1993, Popular y Rabobank firman el acuerdo de creación del nuevo banco, participando a partes iguales en su capital. En los últimos días del año, las autoridades españolas aprueban su creación con el nombre de Popular Rabobank.

Durante 1993, la reestructuración organizativa de las actividades en el Popular y la ampliación de sus objetivos comerciales, hicieron que las operaciones de Eurobanco, su banco filial industrial, se fueran traspasando ordenadamente al Popular. Mantener la ficha de Eurobanco para aprovecharla en la creación de nuevos bancos podía haber tenido sentido en otros tiempos, pero con la legislación vigente sobre autorización de nuevas entidades era ya innecesario. Consecuentemente, se decidió su absorción por el banco cabecera del grupo.

En 1966 se creó Iberleasing porque era la única forma de que el Popular estuviera presente en el mercado del arrendamiento financiero. Desaparecida la limitación legal que impedía que el Banco abordara directamente esta actividad, dejó de tener sentido la existencia de una sociedad diferenciada e Iberleasing fue absorbida por el Popular, que integró en su estructura a la de la Sociedad especializada. La absorción permitió un ahorro de costes de diversas naturalezas -administrativos, financieros, fiscales- que superó los trescientos millones de pesetas al año.

Aprovechando la evolución tecnológica y tratando de mejorar la acción comercial y la calidad de atención al cliente, el Banco crea en 1997 una plataforma de Banca Telefónica y pone en marcha la Banca por Internet, con el objeto de proveer de estos servicios a los clientes de los Bancos del Grupo. Así mismo, se implanta un sistema informatizado de Crédito al Consumo, ágil y sencillo, para satisfacer necesidades de financiación de quienes, sin ser todavía clientes del Banco reúnen determinadas características contempladas por la aplicación informática que sustenta el sistema.

En el mes de noviembre de 1997 el Popular vende a su socio Rabobank su participación en Popular Rabobank, transformándose esta última entidad en una sucursal de Rabobank Nederland. Esta operación no afecta al mantenimiento del acuerdo de colaboración mutua por el que los dos bancos han estado atendiendo a los clientes del otro, como si fueran propios, desde 1989.

Por otra parte y ante la próxima implantación de la moneda única en la Unión Europea, se crea la Euro-Oficina con el objetivo de coordinar los esfuerzos que se requieren en los diversos departamentos del Grupo para alcanzar la necesaria adaptación al euro dentro de los plazos previstos, al menor coste posible y con la calidad exigida para convertir este suceso histórico en una fuente de oportunidades comerciales. El comienzo del período transitorio, en enero de 1999, corrobora que las adaptaciones técnico-operativas se han realizado correctamente.

El nuevo equipo directivo, que se hace cargo de la gestión del Grupo Banco Popular a finales de 1998, pone énfasis en la potenciación de la acción comercial. Reestructuración organizativa y medios humanos y técnicos se orientan en esa línea.

El objetivo cuantitativo consiste en duplicar el tamaño a medio plazo, ampliando la base de clientes y propiciando un mayor grado de vinculación y fidelidad de los mismos. Cualitativamente, reforzar la estrategia de distribución multicanal, en la que Internet juega un papel relevante; impulsar áreas con alto potencial de futuro, como la administración de patrimonios y la banca privada; entrar en nuevos mercados que, por su similitud, permiten aplicar con éxito la experiencia acumulada.

Así, a mediados de 2000 abre sus "puertas" virtuales Bancopopular-e.com, el banco del Grupo dirigido a aquellas personas que desean operar exclusivamente por Internet.

Paralelamente, se constituyen sociedades específicas para irrumpir en nuevas parcelas de negocio (renting, por ejemplo) y potenciar el desarrollo de otras actividades en marcha (banca privada y gestión de patrimonios). También comienza la expansión en Portugal mediante apertura de sucursales.

La calidad de nuestra infraestructura técnica y su orientación a la actividad comercial llaman la atención de un buen número de entidades financieras nacionales y extranjeras.

El año 2000 se acuerda la venta de la plataforma tecnológica (software operativo y de gestión) y su instalación en un banco argentino.

  Pagina nueva 1

El mercado Español, El ibex

Bolsa y mercados españoles

El Ibex

Las 10 preguntas sobre el Ibex 35

El Ibex Nuevo Mercado

Ibex Medium CAP y Ibex Small CAP

Latibex

Historia de la bolsa en España

Bolsa de Madrid

Bolsa de Barcelona

Bolsa de Bilbao

Bolsa de Valencia

                 

Abengoa

Abertis

Acciona   

Acerinox

ACS  

Banco popular de España 

Banco Sabadell  

Banco Santander

Banesto 

Bankinter    

BBVA     

Cintra    

Criteria Caixa

Enagas

Endesa

FCC

Gamesa 

Gas Natural

Gestevision telecinco                  

Grifos

Grupo Ferrovial

Iberdrola  

Iberdrola Renovables

Iberia

Inditex

Indra Sistemas

MAPFRE

Obrasco huarte

Red electrica corporación

Repsol YPF

Sacryr vallhermoso

Técnicas reunidas

Telefonica

Union Fenosa

cotización

cotización

cotización

cotización

cotización

cotización

cotización

cotización

cotización

cotización

Cotización

 cotización

cotización

cotización

cotización

cotización

cotización

cotización

cotización

cotización

cotización

cotización

cotización

cotizacion

cotizacion

cotización

cotización

cotización

cotización

cotización

cotización

cotización

cotización

cotización

  

Tipos de Interes

     
USA USA 0.25%
Japan Japon 0.10%
Europe Europa 0.05%
Switzerland Suiza 0.00%
GB Inglaterra 0.50%
Canada Canada 0.75%
Australia Australia 2.00%
New Zealand N.Zelanda 3.50%

  Agregue a su web