Pliego de Intenciones

forex , Mercado de divisas

 

 

 

Pagina nueva 1

Tipos de prestamos

El tipo de interés es el ‘precio’ que cobran las entidades de crédito por prestar dinero. Las entidades son libres para ofrecer el tipo de interés que deseen, aunque tienden a reducirlo si tiene buenas garantías (por ejemplo, que haya avalistas, es decir, otra u otras personas que se responsabilizan de posibles impagos del cliente).

Debe tener en cuenta que en los préstamos a muy corto plazo (menos de un año) o de cantidades pequeñas, las comisiones pueden llegar a ser muy importantes para el coste de la operación. De hecho, hay entidades que ofrecen operaciones a tipo de interés cero y que consiguen rentabilidad a través de las comisiones. Si está interesado en contratar un préstamo de estas características, analice bien las ofertas desde todos los puntos de vista para evitar sorpresas.

Existen 3 tipos de prestamos según el tipo de interés que se a pactado pagar.

Prestamos  interés fijo

En esta variedad de préstamos, el tipo de interés se mantiene constante a lo largo de la vida del contrato, y por tanto usted conoce desde el principio el importe total de los intereses que tiene que pagar.

En este tipo de préstamo, tanto la entidad financiera que ha prestado el dinero como el cliente, están expuestos al denominado riesgo de interés:


Si los tipos de interés descienden, el cliente no se puede beneficiar de dicha bajada, pudiendo estar pagando un precio superior al que lo haría si la operación la contratase en esos momentos.

Si los tipos de interés suben, la situación es la contraria, siendo la Entidad Financiera la perjudicada, ya que no podrá repercutir en el cliente esta subida.

Prestamos de interés variable

En la modalidad de interés variable, el tipo se va modificando a lo largo de su período de amortización. ¿Cómo? En función de la evolución futura del índice o tipo que se tome como referencia, es decir de un indicador que refleja el precio del dinero en el mercado. El tipo de interés variable se suele expresar como la suma de ese índice de referencia (MIBOR, EURIBOR, CECA,...) al que se le añade un valor diferencial. El diferencial puede ser positivo o negativo y viene expresado en puntos o en fracciones de puntos (por ejemplo: 2 puntos, 2,5 puntos, 3 puntos...).

Así, por ejemplo, puede decirse que el tipo de interés de un préstamo es del euríbor (el tipo al que se compran y venden el dinero las entidades bancarias en la zona del euro) más un punto porcentual. Eso significa que a lo largo de la vida del préstamo usted va a pagar lo que marque el euribor en el momento de la revisión de la cuota (elemento variable) más un punto porcentual (elemento fijo).  Con el fin de simplificar la cifra resultante, se puede pactar el redondeo del tipo de interés, ya sea a la baja o al alza.

En consecuencia, si usted va a pedir un préstamo y opta por un interés variable, debe comparar las distintas ofertas, tanto desde el punto de vista del margen o diferencial constante (ese punto porcentual del ejemplo anterior)  como del índice o tipo de referencia escogido (en ese caso, el euribor), pues puede haber diferencias grandes entre unos y otros.

La entidad que da el préstamo debe comunicar al cliente los nuevos tipos resultantes de la variación del índice de referencia. Esta comunicación debe hacerse con antelación, excepto en los créditos al consumo que utilicen como índice de referencia uno de los considerados oficiales.

En el documento de liquidación que la entidad debe entregar al cliente con cada pago debe estar recogido el tipo de interés aplicado con el detalle del tipo de referencia y el diferencial o margen.

El riesgo que corre tanto la Entidad Financiera como el cliente es el propio de las oscilaciones de mercado:


En épocas de tipos de interés bajos, el cliente pagará menos intereses, saliendo beneficiado, mientras que, en general, la entidad financiera saldrá perjudicada dado que se suele estrechar su margen financiero.

En épocas de tipos de interés altos, el cliente tendrá que pagar más intereses. Generalmente, los bancos verán aumentar su margen. Por ello, y al irse ajustando el tipo de interés al mercado, las entidades financieras suelen ofrecer plazos de amortización más largos que los utilizados en los préstamos a tipo fijo.

Préstamos de interés mixto

En esta modalidad  de préstamo se combinan períodos de interés fijo y de interés variable. Por ejemplo podríamos encontrar un préstamo en el mercado en el que tengamos un tipo de interés fijo durante dos o más años tras el cual se inicie un período en el que el tipo sea variable.

El plazo de amortización y las comisiones por amortización anticipada suelen ser similares a los variables. En líneas generales diríamos que combinan las ventajas y desventajas de los otros dos tipos de préstamos pero de una forma más suave.

  Pagina nueva 2

 Bancos

Historia de los Bancos
Clasificación de los bancos
Actividades que realizan los bancos
  Tipo de interes  
  Las Hipotecas  
  Prestamos personales  
  Depósitos a la Vista y ahorro a plazo  
Funciones del Banco de España

 

Fondo Monetario Internacional FMI

Banco mundial

Reserva federal estados unidos ( las Fed )
Banco central de europeo (BCE)
Banco central de inglaterra (BCI)
Banco central de Japon (BCJ)
Banco Nacional Suizo (BNS)
 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tipos de Interes

     
USA USA 0.25%
Japan Japon 0.10%
Europe Europa 0.05%
Switzerland Suiza 0.00%
GB Inglaterra 0.50%
Canada Canada 0.75%
Australia Australia 2.00%
New Zealand N.Zelanda 3.50%

  Agregue a su web