Pliego de Intenciones

forex , Mercado de divisas

 

 

 

 Pagina nueva 1

La Central de Información de Riesgos (CIRBE) ( Funciones del Banco de España )

Introducción

El término “riesgos” se emplea frecuentemente en el negocio bancario como abreviación de “riesgos crediticios” o “riesgos de crédito”. En este mismo sentido se emplea en la propia denominación de Central de Información de Riesgos, así como en este apartado cuando se hable de “riesgos”.

La Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE) puede ser descrita como un servicio público que gestiona una base de datos, sujeta a grandes medidas de seguridad y confidencialidad, en la que constan, uno a uno, prácticamente todos los riesgos de crédito (préstamos, créditos, avales, etc.) que las entidades financieras tienen con sus clientes.

Para cada uno de esos riesgos, las entidades que los declaran facilitan su información más relevante, y desde luego la identificación del cliente titular del mismo. Esto es, si una persona es titular de, por ejemplo, un préstamo hipotecario, ha de saber que su nombre y su número de identificación fiscal aparecerán en la CIRBE, junto al importe que alcance, a final de cada mes, su deuda con la entidad que le concedió el préstamo.

En todo caso, ha de resaltarse que la CIRBE, como se apuntó antes, está sujeta a medidas muy importantes encaminadas a asegurar la calidad y exactitud de la información, su seguridad y su confidencialidad. Y ello no sólo porque sea legalmente exigible, sino porque el Banco de España ha considerado siempre - por tanto, desde antes de que se impusiesen obligaciones legales al respecto - esos objetivos como propios.

Objetivos de la CIRBE

La CIRBE tiene dos objetivos fundamentales:

  • Por un lado, persigue la finalidad de facilitar a las entidades declarantes datos necesarios para el ejercicio de su actividad. Por ejemplo, a la hora de estudiar la posible concesión de un crédito a un cliente, la entidad de crédito ha de poder consultar un dato fundamental como es el endeudamiento que ya tiene ese cliente con otras entidades. Igualmente, una vez concedido un riesgo, las entidades han de evaluar continuamente su calidad, para lo que esa consulta vuelve a mostrarse imprescindible.

  • En segundo lugar, la CIRBE permite al Banco de España - a quien corresponde su administración y gestión y está facultado para desarrollar sus normas de funcionamiento - el adecuado ejercicio de sus competencias de supervisión e inspección de las entidades.

Funcionamiento de la CIRBE

Las entidades declarantes han de declarar mensualmente a la CIRBE la totalidad (con algunas excepciones) de los riesgos que tienen asumidos y los titulares a quienes corresponden, incluyendo en ambos casos sus datos, características y circunstancias más significativas.

Con carácter general, el umbral mínimo de la declaración se establece en 6.000 €.

Están obligados a declarar a la CIRBE los bancos, cajas de ahorros, cooperativas de crédito y sucursales en España de entidades de crédito extranjeras; los establecimientos financieros de crédito; el Banco de España; los Fondos de Garantía de Depósitos en Establecimientos Bancarios, en Cajas de Ahorro y en Cooperativas de Crédito; las Sociedades de Garantía Recíproca, las Sociedades de Reafianzamiento y la Sociedad Anónima Estatal de Caución Agraria (SAECA).

Los riesgos declarados se clasifican en dos grandes grupos: los directos y los indirectos.

Son riesgos directos concedidos o asumidos por la entidad declarante los que derivan de préstamos o créditos, de dinero o de firma (fundamentalmente, avales), de las operaciones de arrendamiento financiero (leasing), así como los valores de renta fija que posea, con exclusión de los emitidos por la Administración Central.

Son riesgos indirectos los contraídos con la entidad por quienes garantizan o avalan operaciones de riesgo directo tales como avales, afianzamientos y garantías personales, firmas comprometidas en los efectos financieros, y firmas que hayan sido tenidas en cuenta por la entidad declarante para la asunción del riesgo.

Los datos declarados a la CIRBE por las entidades serán exactos y puestos al día, de forma que respondan con veracidad a la situación actual de los riesgos y de sus titulares.

Relación de la CIRBE con los particulares

Los particulares, sean personas físicas o jurídicas, tienen una serie de derechos previstos en las normas sobre protección de datos personales, y regulados particularmente en la norma novena de la Circular 3/1995, de 25 de septiembre:
 

Derecho de acceso

Cualquier persona física o jurídica puede acceder de forma gratuita a toda la información que se mantiene a su nombre en la CIRBE. Adicionalmente, las personas físicas pueden saber qué entidades han solicitado sus datos en los últimos seis meses.

Este acceso puede hacerse de dos formas:

  • Personándose en las oficinas de la Central de Información de Riesgos, en la sede del Banco de España en la calle Alcalá, 48 de Madrid, así como en cualquiera de sus sucursales.

    El solicitante deberá identificarse suficientemente, presentando su DNI, NIE, pasaporte u otro documento válido que le identifique.

    En caso de que se solicite el informe de riesgos a través de un tercero representante del titular, será necesario que se aporte documento público que acredite el derecho de éste a obtener información en nombre del representado, así como el DNI, NIE, pasaporte u otro documento válido que identifique al representante. Si se trata del representante de una persona jurídica (apoderado), deberá aportar además las escrituras y poderes actualizados (original, copia simple o fotocopia compulsada) y CIF de la empresa.

  • Solicitándolo por escrito al Banco de España, Central de Información de Riesgos de Madrid en la siguiente dirección:

    Banco de España
    Información Financiera y Central de Riesgos
    C/ Alcalá, 48
    28014 Madrid

    La solicitud deberá ir firmada por el titular, adjuntando fotocopia legible de ambas caras del DNI, NIE, pasaporte u otro documento válido que le identifique, e indicando los datos completos relativos a la dirección (calle, localidad, código postal y provincia) para su envío por correo certificado (preferiblemente el domicilio particular).

    En caso de que el informe de riesgos lo solicite un representante del titular, será necesario que se aporte fotocopia del documento público que acredite su derecho a obtener información en nombre del representado, así como el DNI, NIE, pasaporte u otro documento válido que identifique al representante.

    De tratarse de una persona jurídica, la solicitud deberá ir firmada por el/los representantes del titular que cumpla con los siguientes requisitos:

    • identificar los titulares cuya información se solicita (CIF y razón social)

    • especificar en la antefirma los datos personales del firmante (nombre, NIF y cargo), enviando copia de su DNI, NIE, pasaporte u otro documento válido que le identifique

    • adjuntar una fotocopia del poder, o cualquier otro documento, que acredite el derecho de el/los firmantes a solicitar el informe de riesgos. Esta fotocopia será imprescindible la primera vez que se haga la solicitud y siempre que se produzcan variaciones relativas al firmante o al apoderamiento

    • enviar una fotocopia del CIF de la empresa

    • comunicar los datos completos relativos a la dirección (calle, localidad, código postal y provincia) para el envío de la información por correo certificado (preferiblemente el domicilio social)



    No obstante lo anterior, el Banco de España, en defensa de la confidencialidad de los datos, se reserva la posibilidad de ampliar las exigencias de identificación necesarias cuando las circunstancias que concurran en cada caso arrojen dudas sobre la correcta identificación.

Derecho de rectificación o cancelación

Aquellos titulares que consideren que los datos declarados a la CIRBE son inexactos o incompletos pueden dirigirse a la entidad que ha facilitado los datos erróneos para requerir su rectificación o cancelación.

Alternativamente, en vez de dirigirse a la entidad, pueden solicitar al Banco de España que tramite esa rectificación y cancelación ante las entidades declarantes, para lo que se dirigirán a él mediante escrito - que deberá cumplir los mismos requisitos establecidos para el derecho de acceso- en el que se identificarán los datos que se considera erróneos y se indicarán las razones en que se basa la petición y el alcance de ésta.

El procedimiento que se sigue para la tramitación de las solicitudes presentadas, así como sus efectos, se recogen en el apartado 2 de la citada norma novena de la Circular 3/1995, de 25 de septiembre.

Obtención de más información

Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE) y su legislación:

  Pagina nueva 2

 Bancos

Historia de los Bancos
Clasificación de los bancos
Actividades que realizan los bancos
  Tipo de interes  
  Las Hipotecas  
  Prestamos personales  
  Depósitos a la Vista y ahorro a plazo  
Funciones del Banco de España

 

Fondo Monetario Internacional FMI

Banco mundial

Reserva federal estados unidos ( las Fed )
Banco central de europeo (BCE)
Banco central de inglaterra (BCI)
Banco central de Japon (BCJ)
Banco Nacional Suizo (BNS)
 

 

 

 

 

 

 

 

 



Tipos de Interes

     
USA USA 0.25%
Japan Japon 0.10%
Europe Europa 0.05%
Switzerland Suiza 0.00%
GB Inglaterra 0.50%
Canada Canada 0.75%
Australia Australia 2.00%
New Zealand N.Zelanda 3.50%

  Agregue a su web